Es una realidad que la presencia en las redes sociales es simultánea a la realización de actividades de índole cotidiana. Las tablets y los smart phones cada vez más presentes en nuestras vidas, se encargan de mantener la conectividad.

Buscamos claves, consejos, nuevos puntos de vista. Buscamos clientes potenciales, buscamos aliados, nos especializamos, nos exponemos y avanzamos, construyendo entre todos lo que hoy se conoce como Social Media.

Faceboook, Twitter, Google + y Linkedin, se consolidan como los 4 jinetes del Apocalipsis social y nos llevan a modificar estructuralmente la forma en la que nos comunicamos, la forma en la que generamos y la forma en la que consumimos.

Pero… ¿cómo se logra una presencia influyente en los social media de hoy? ¿Cómo se elabora una estrategia de marketing en el entorno social de 2012?

Dejar de lado los miedos. Tomar conciencia que, sólo con una mala gestión de las crisis se daña la reputación. Los errores no son más que parte del aprendizaje, cómo los abordemos y minimicemos el malestar de nuestros clientes, es la clave. El miedo es el principal enemigo de la innovación.

Los objetivos, cuanto más claros, más eficiencia. Es constante esta recomendación pero no por ello menos importante. Sólo teniendo claros los objetivos que buscamos cubrir es que podremos establecer estrategias eficientes. Para ello, escuchar activamente a nuestro target y seguir de cerca de la competencia, son nuestras mejores fuentes de información.

Integración no es automatización. Seguimos manteniendo la recomendación de integrar nuestra presencia social pero, no cabe duda que la evolución del social media ha dejado sin efecto la automatización. Debemos interactuar, dialogar y ser cercanos si queremos ganarnos la confianza y credibilidad de nuestras redes.
Estrategias distintas en redes distintas. Los objetivos que buscamos alcanzar con nuestra presencia en Linkedin son radicalmente distintos a los que se persiguen en Faceboook. Tomando como referencia que:

Twitter = contenido
Facebook: marca social
Linkedin: profesional
Google+ : branding

Debemos planificar acciones distintas, para lo cual es indispensable conocer a las redes de forma individual.

Los contenidos, indispensables. Toda estrategia de marketing social tiene como elemento indispensable a los contenidos.

2011 ha sido el año en el que los contenidos digitales han escalado del último lugar de los presupuestos, al primero. Todas las marcas saben que las experiencias de los consumidores se gestan desde los contenidos. Es de ellos que se mantiene en marcha el engranaje de la educación autodidacta, lo que permite adquirir conocimientos y con ello, mayor capacidad para identificar oportunidades.

Las métricas, protagonistas en 2012. Establecer los parámetros adecuados para la segmentación y seguimiento de nuestro target, así como implementar un uso continuado de las herramientas de medición, se transforma en una acción clave para consolidar una empresa social.

La integración de la acción social en los análisis y métricas, nos acerca a pasos agigantados hacia la obtención de un ROI eficiente, solventando así uno de los grandes obstáculos para la penetración de las marcas en el contexto social.

¿Podemos imaginar cuantas oportunidades nuevas se derivarán de la incorporación de nuevas marcas al mundo online?