¿Falta de acción social? Necesitamos una nueva estrategia de marketing de contenidos

Está muy bien hablar de emociones, no cabe duda que aprendamos más y más de branding y engagement cuanto mayor es la frecuencia con la que devoramos contenidos emitidos desde diferentes prismas o estrategias.

Pero sin duda alguna la realidad a veces difiere mucho de lo que los textos muestran. Es verdad que podemos haber realizado todas las acciones que se nos recomiendan y encontrarnos ante una dolorosa situación; nuestros contenidos no se comparten y no generan ningún tipo de hilo de conversación, ¡ni tan siquiera tenemos Trolls!

Es evidente que algo está fallando, qué sucede, por que los contenidos no generan acción social y, es esta una señal inequívoca de fracaso de nuestra estrategia de marketing de contenidos… qué podemos hacer.

Comencemos con los datos, qué nos muestran las estadísticas; tenemos visitas pero no permanencia, definitivamente no hay conversión, visitas y abandono… o simplemente no tenemos visitas.

En ambos casos lo que se pone de manifiesto es que no hemos identificado lo que espera nuestro público objetivo, no estamos dando las respuestas adecuadas y, en caso de lograr captura la atención, no entregamos lo que el usuario espera encontrar.

Salvadas las revisiones necesarias al diseño web, la usabilidad, la indexación y la calidad de los contenidos y, centrándoos en la eficiencia de nuestra estrategia de contenidos, la falta de acción social implica la necesidad de revisar nuestras estrategias.

Si buscamos tener un blog cada vez más social que nos entregue el posicionamiento que necesitamos para construir nuestra influencia en el universo del Social Media, es indispensable que revisemos nuestras estrategias globales de negocio. ¿Hemos adoptado una cultura social al interior de nuestra organización, la información circula libremente entre todos los miembros del equipo de forma que actúen en conexión única trasmitiendo una sola voz?

Y finalmente, sabemos aprovechar las ventajas derivadas de la acción social donde, la interacción en torno a temas específicos, nos entrega no sólo el grado de interés que despierta el tema, producto o servicio, sino y lo que es más importante, la información necesaria para elaborar contenidos que sí, respondan necesidades, ¡la conversión está más cerca!