Sabemos que Google anuncia penalizaciones para quienes abusen de la optimización SEO en detrimento de los contenidos innovadores y de impacto positivo para la calidad global de la red.

Sabemos también que la puesta en escena de la red social de las imágenes –Pinterest– no hace sino consolidar esa integración entre el mundo real y el digital valiéndonos de la ubicuidad y la ausencia de barreras, que nos entrega la Web móvil.

Pero también sabemos que una de las formas de consolidar una marca social en el momento actual, una forma de lograr que nuestras cifras de ventas mantengan una senda ascendente una vez que hemos comenzado las diferentes estrategias como el posicionamiento natural en buscadores(SEO), campañas de publicidad en buscadores (SEM), email marketing, marketing de contenidos, marketing de afiliación, etc…, es a través de la construcción de vínculos basados en cualidades únicas e inherentes a las personas. ¡No en vano, identificar y conectarnos con las emociones de nuestros clientes, son acciones indispensables para lograr el crecimiento!

Podemos por lo tanto concluir, tras el análisis anterior, que una excelente forma de consolidar una marca hoy, es gestionando adecuadamente nuestra influencia y para ello, no cabe duda que Linkedin es la plataforma social mejor segmentada. La red social profesional más efectiva para la puesta en marcha de estrategias de branding (personal o de empresa) pero, ¿cómo puede ayudarnos Linkedin en nuestra influencia?

Creación del perfil, sinónimo de talento. Sin duda alguna, la creación de un perfil en Linkedin actual, competitivo, atractivo y profesional, constituye la puerta de entrada a múltiples oportunidades que colaborarán activamente en la construcción de nuestra influencia. Cuanto más completo esté nuestro perfil de Linkedin, más atractivo resultará para las marcas. ¡El cartel de “ahí hay un talento”, es un imán de oportunidades!

Gestión de beneficios, alianzas, sinergias = visibilidad. Una vez que nuestro perfil de Linkedin cuenta con el valor agregado del talento, ha llegado el momento de gestionarlo adecuadamente, aprovechar las sinergias y las alianzas derivadas de la exposición de nuestras acciones en la red social, no sólo es un poderoso canal de acumulación de influencias, sino que nos permite ir ganando visibilidad, entrando así en el círculo virtuoso del crecimiento sostenido.

Capacidad para formarnos, reinventarnos, aprender, sinónimo de calidad para la red. Y finalmente, no podemos olvidar que en Linkedin nuestro talento se muestra a diario y con nuestras acciones. Demostrar que somos capaces de formarnos ilimitadamente (específicamente a través de la participación de grupos y debates) no hace sino mostrarnos al universo social, como marcas personales capaces de colaborar activamente en el crecimiento global de la calidad de la red.

Tener una presencia en Linkedin es indispensable para conformar alianzas, sinergias y estrategias basadas en el marketing influencial… ¡Un paso más cerca del crecimiento de nuestra marca!